Picture of Liposuction

Elimina depósitos de grasa indeseables en distintas zonas del cuerpo como caderas, espalda, muslos, cuello y abdomen remodelando la forma del cuerpo.

Liposucción: Una buena opción para las “áreas problema” de tu cuerpo

Si llevas un tiempo contemplando la idea de resolver las “áreas problema” de tu cuerpo, la liposucción o lipoescultura pueden ofrecer una buena opción dependiendo lo que necesitas. Para tomar una buena decisión de qué hacer, cómo y cuándo hacerlo, es importante tener la información suficiente sobre qué es la liposucción, qué opciones hay y cuáles son los resultados que puedes esperar.

¿Qué es la liposucción o lipoescultura?

La liposucción o “lipo” como la llama mucha gente, adelgaza y da forma a áreas específicas del cuerpo al remover el exceso de depósitos de grasa y mejorar el contorno del cuerpo y sus proporciones, es decir mejorar la silueta. Cuando se trata de lipoescultura, se remueven cantidades menores de grasa en áreas más reducidas y con mayor precisión para contornear los músculos de la zona que quieres dar mayor definición.

Seguramente ya sabes qué zona es la que quieres mejorar e incluso has visto artistas o personas que tienen aquella definición que deseas, mira cuántas zonas del cuerpo pueden trabajarse con la liposucción:

  • Muslos
  • Caderas y nalgas
  • Abdomen y cintura
  • Parte superior e inferior de los brazos
  • Espalda
  • Mejillas, barbilla y cuello
  • Pantorrillas

La liposucción se puede realizar por sí sola o combinarse con otros procedimientos de cirugía plástica, tales como un estiramiento facial, cirugía de senos o abdominoplastía.

Toma en cuenta que la liposucción no es una solución para la obesidad pues no sustituye los efectos de una dieta y ejercicio adecuados. Tampoco es un tratamiento efectivo para combatir la celulitis, la piel con hoyuelos que normalmente aparece en los muslos, las caderas y las nalgas, ni la piel flácida o suelta, para ello tenemos otros tratamientos, puedes preguntarnos cuales tratamientos son ideales para el caso médico que tengas.

Cuando estés lista para tomar la decisión de realizarte una liposucción, es importante que tomes en cuenta lo siguiente a la hora de decidir cuándo hacerlo:

  • Los resultados no son instantáneos, toma tiempo ver cómo quedó todo ya que hay un proceso inflamatorio y de adaptación del cuerpo.
  • La recuperación tampoco es instantánea. Por lo que si tienes planeado un viaje en el futuro o realizas ejercicio es importante comentarlo durante la consulta para programar de forma oportuna la intervención y puedas lucir completamente recuperada si tienes una ocasión especial.

Beneficios de la liposucción

Definitivamente, el beneficio más importante de este procedimiento es que el verte bien hará que te sientas bien. Esto repercute en tu autoimagen y en la confianza que sientas en ti misma. Las inseguridades que sientes sobre tu cuerpo y que te han detenido de explorar una variedad de oportunidades sociales y laborales, habrán quedado atrás y se te abrirá un nuevo mundo.

Tu salud también puede mejorar. Hay investigaciones que apuntan al hecho de que las personas que se realizan una liposucción empiezan después a cuidarse más, a tener una dieta más saludable e incluso a hacer más ejercicio. Esto se convierte en un círculo virtuoso que redundará en mayores beneficios para ti tanto interna como externamente.

Tipos de liposucción

Es importante recordar que la liposucción se realiza mediante una pequeña apertura en la piel en el área que se va a tratar. Ahí se inserta una cánula que absorbe la grasa que se va a remover. Generalmente, el tiempo de recuperación tras este procedimiento es rápido y es posible retomar la actividad diaria al poco tiempo. Es posible que se presenten ligeros moretones que desaparecerán también a los pocos días.

La liposucción se puede realizar con diversas técnicas que difieren básicamente en el tipo y la cantidad de anestesia que se utiliza, así como si se añade el uso de láser y otros auxiliares.

  • Técnica seca: En este caso, no se usan inyecciones de anestesia en el área a tratar.
  • Técnica húmeda: Se inyectan aproximadamente 100ml de anestesia (epinefrina o similar).
  • Técnica súper húmeda: Se inyecta un volumen de anestesia local diluido que es menos que la mitad que en la técnica anterior.
  • Liposucción Láser: Se hace uso de una micro cánula y de la administración de energía láser y calor en el área a tratar con el fin de dar una alta definición.
  • Smart Lipo: Es otro sistema de lipólisis láser de alta calidad.
  • Cool Lipo: Al igual que otros métodos que usan láser, este sistema se usa principalmente en áreas pequeñas de tratamiento como pueden ser la cara, la barbilla o el cuello.
  • Liposucción ultrasónica: Requiere de un mayor volumen de anestesia y se aplica energía de ultrasonidos y calor en la grasa subcutánea.
  • LipoSelection: En esta técnica, los depósitos de grasa de la parte a tratar se retiran de debajo de la piel.
  • Liposucción asistida: En este caso se usan aparatos que reciben aire comprimido y producen una rápida entrada y salida o rotación de la cánula.

Lo importante de esta información es que sepas que existen muchas técnicas para lograr con precisión que aquellos cambios que tienes en mente los puedas ver en tu cuerpo, por lo que nos enfocaremos mucho en escuchar y ver distintos resultados y ejemplos durante la consulta para darte la mejor recomendación también en función de la experiencia médica para que tu cuerpo luzca de la mejor manera que la ciencia y la tecnología de vanguardia nos permite.

Diferencia entre abdominoplastía y liposucción

Uno de los retos estéticos más comunes hoy en día es un contorno corporal irregular y flácido en el área abdominal. Esto se origina cuando hay una acumulación excesiva de células de grasa en el abdomen, dando lugar a un vientre protuberante y una piel flácida en la zona. El estilo de vida sedentario, la genética, una mala dieta, las cirugías previas y otros factores pueden causar esta situación.

Abdominoplastía y liposucción son dos de las soluciones de cirugía estética efectivas para lograr un abdomen más plano, estético y agradable. La abdominoplastía suele ser más invasiva que la liposucción. El procedimiento puede implicar la reducción de la piel y la grasa junto con el ajuste muscular, que es un procedimiento más largo y complejo. La liposucción es típicamente menos invasiva y más específica, pero su alcance está limitado solo a la reducción de grasa. La posibilidad de cicatrización es mayor en la abdominoplastía en comparación con la liposucción.

Es necesario obtener la recomendación de un cirujano plástico experto para determinar qué procedimiento es el más adecuado para tu caso y para obtener los resultados que estás buscando.